Share

Con la aplicación arajatabla de la Ley, la polémica del Albergue de Animales de Mieres no se hubiese producido”

Mieres, 22 de noviembre de 2019. En los últimos días hemos asistido a la constatación, una vez más, de que no existe por parte del equipo de gobierno, un control ni una exigencia en el cumplimiento efectivo de la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público, en cuanto a la valoración de las clausulas sociales en la adjudicación de contratos. 

De esta forma, en los criterios de adjudicación de los contratos realizados por el Ayuntamiento de Mieres siempre aparece el de menor precio como el determinante, lo que no garantiza un equilibrio entre precio y calidad, ya que la oferta más económica no siempre es la mejor. 

Como la ley señala claramente, son los órganos de contratación los encargados del establecimiento de los criterios de adjudicación, por tanto, de la elección de las fórmulas que se apliquen en cada caso, de la ponderación de las mismas fijando una banda de valores con una amplitud adecuada, etcétera. Es decir, que quien en definitiva aprueba las bases de los contratos y la adjudicación de los mismos en el Ayuntamiento de Mieres es el equipo de gobierno de IU, y por tanto, quien ha decidido que sea el precio más barato el decisivo. 

Desde el Grupo Municipal Socialista “entendemos que la responsabilidad del uso de los fondos públicos es imprescindible, al igual que es imprescindible prestar un buen servicio a la ciudadanía, y ambas fórmulas son compatibles”, afirma Gloria Muñoz, portavoz del Grupo Municipal Socialista. 

“Un claro ejemplo de esta situación en la que no se aplican proporcionalmente todos los criterios sino la oferta más económica, lo encontramos en la licitación del Albergue de Animales de Mieres donde ha primado de forma desproporcionada la oferta más económica frente al resto de criterios. Si se aplicara la nueva Ley de Contratación cien por cien, la polémica del albergue de animales no se hubiese producido puesto que la relación calidad – precio del servicio no se limitaría al criterio del precio más bajo”, continúa explicando Muñoz. 

 

Por estos motivos, el Grupo Municipal Socialista planteará durante el próximo Pleno Municipal las siguientes preguntas al equipo de gobierno de IU:

 

  1.  ¿Por qué siempre se marca como criterio con más valoración el de menor precio, y no la relación mejor calidad-precio según el objeto de cada contrato?
  2. ¿Por qué siempre se utiliza la misma fórmula que favorece desproporcionalmente a la oferta más baja?
  3. ¿Por qué no aparecen, de forma habitual, parámetros para establecer ofertas anormalmente bajas?
  4. ¿Por qué no aplican verdaderos criterios en las bases que favorezcan el cumplimiento del propósito de la ley y de las clausulas sociales, como las que aprobó el pleno de este Ayuntamiento?
Share

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto