Share
Gloria Muñoz Ávila. Portavoz socialista Ayuntamiento de Mieres 
Artículo publicado en el diario La Nueva España el viernes 27 de septiembre de 2019

            Subiremos un año más a la Romería de Los Mártires, así en mayúsculas porque es la referencia en nuestras fiestas, porque aquí la creencia o su falta no divide, sino que suma.

Se suman quienes van a la procesión y a la romería sin ningún problema, quienes van a pasar el pañuelo por fe y quienes se lo ponen al cuello por pura declaración de fiesta (o por limpiar el sudor de la subida que también hay). Aquí se suman quienes han subido a pedir salud y quienes rebosan de ella, se suman edades, alegrías y ganas de disfrutar.  Y como cada año nos sumamos desde el Partido Socialista al deseo de disfrutar de unas buenas fiestas, de desear lo mejor a mierenses y a visitantes, y disfrutar en igualdad, sin excesos y compartir sin escatimar sidra y viandas varias.

Es el momento en que además analizamos el nuevo curso político, y más en este año que acabamos de estrenar nuevo mandato, que estrenamos, por ejemplo, nuevo Presidente del Principado y nuevo gobierno asturiano, al que desde Mieres deseamos todos los éxitos y al que seguimos demandando colaboración para subsanar las necesidades y ayuda para mejorar nuestra situación de cara al futuro.  Necesitamos también un gobierno a nivel estatal que se comprometa con las políticas sociales, laborales, sanitarias, educativas, etc. Deseamos que sea posible tras las nuevas elecciones, y naturalmente deseamos que sea un gobierno socialista.

A nivel local y trascurridos los primeros meses de mandato apenas hemos recibido ninguna garantía de las prometidas en campaña. Y no hablamos solo de la continuidad de las personas, sino de la continuidad de las políticas.  Políticas de echar balones fuera y no asumir responsabilidades, políticas de culpar a los demás de su falta de accion, política de negar la negociación y el dialogo con el resto de los grupos, con las organizaciones sindicales y sociales del concejo.

No se trata de la crítica vacía, se trata de hechos. Desde que anunciaron la “recuperación económica” para realizar inversiones, nuestros pueblos siguen sin ver aplicadas las promesas de mejora. De hecho, de la oferta pública de empleo del 2018 solo se ha convocado recientemente una plaza, seguimos pues con un déficit de personal para poder realizar servicios obligatorios, lo que nos lleva a la contratación externa.  Y aquí vuelven a caer en otro error que tampoco asumen y que sufrimos los mierenses, una contratación a la baja que supone en muchos casos servicios precarios, servicios donde no se cubren las bajas ni las vacaciones, donde “difíciles” condiciones de trabajo son asumidas y defendidas por un gobierno de un partido de izquierdas. Unos servicios que apenas cubren las necesidades de nuestro concejo.  Hemos pasado un verano con las sendas y las áreas recreativas en malas condiciones, sin impulsar nuevas iniciativas de promoción de nuestro concejo y su riqueza natural.

Tampoco las obras, anunciadas mil veces y retrasadas otras tantas, parece que van a verse mejoradas. De nuevo la contratación a la baja lleva a la no ejecución de obras, como la carretera de Felguerúa mil veces anunciada, adjudicada, pero no realizada y que ha desparecido en la actual lista de contrataciones.  Unas obras que se promocionan a bombo y platillo varias veces pero que se retrasan, que no cumplen con algunas de las normativas exigibles, como las medidas legales o la situación de las plazas de aparcamiento para personas de movilidad reducida. Obras mal rematadas, obras que se dilatan por encima de los plazos…

Y seguimos también con la falta de diálogo, el actual gobierno sigue negando al Pleno Municipal la capacidad que debe tener para que las decisiones que nos afectan sean tratadas y compartidas por el resto de grupos que forman la Corporación Municipal, restando por tanto pluralidad a las mismas. Utilizando su mayoría absoluta quitan competencias al pleno para dárselas a la Junta de Gobierno de tal forma que al resto nos dejan de convidados de piedra en las decisiones y de nuevo hablamos de hechos: el contrato más importante que realiza este ayuntamiento como es el de la prestación de la ayuda a domicilio, contrato de más de 8 millones de euros, no pasará por el pleno municipal, máximo órgano de representación.  Eso quiere decir que dejan sin voz ni voto al resto de grupos, que estamos aquí en representación de la ciudadanía que nos votó.

Ciudadanía con la que no contaron en mandatos anteriores en la toma de decisiones, como tampoco parece que van a contar en este. Aún no se ha convocado el Consejo de Participación y, sin embargo, ya anuncian tasas y en breve suponemos deberán presentar presupuesto, que será decidido unilateralmente por el equipo de IU. Ciudadanía a la que tampoco no explicaron sus planes de gobierno, y se limitaron a ofrecer “garantías personales”. Desde el PSOE pusimos y ponemos a disposición nuestro programa, el que nos comprometimos a llevar a cabo si gobernábamos y a pelear si no lo hacíamos. Por tanto, vamos en los próximos cuatro años a trabajar por todo el municipio, poniendo encima de la mesa propuestas para el debate, aportando ideas, aunque las veamos rechazadas una y otra vez, no porque no sean válidas seno porque las presentamos nosotros, o ¿no es válida la creación de puntos limpios, que financia además Cogersa, o la redacción y puesta en vigor de una nueva ordenanza de limpieza, la planificación de los servicios, la promoción de nuestra riqueza patrimonial?

Podrán contar con la colaboración del Partido Socialista para mejorar las condiciones de nuestro concejo, para crear presente y futuro.  Seguirán contando con el gobierno del Principado y esperamos poder contar con un gobierno estatal también socialista.  Mientras tanto, disfrutemos de la fiesta.

 

 

Share

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto